ARVIGIL FT - Advertencias

Erupciones cutáneas graves, incluyendo síndrome de Stevens-Johnson: Se ha reportado la aparición de erupciones cutáneas graves que requirieron hospitalización e interrupción del tratamiento asociado al uso de armodafinilo y modafinilo en adultos, y en niños asociado al uso de modafinilo. El armodafinilo no ha sido estudiado en pacientes pediátricos y no está aprobado para su uso en estos pacientes para ninguna indicación. En los estudios clínicos de modafinilo (una mezcla racémica de enantiómeros R y S), la incidencia de la erupción con resultado la interrupción del tratamiento fue de aproximadamente 0.8% (13 de 1585) en pacientes pediátricos (edad < 17 años), estas erupciones incluyeron un caso de posible síndrome de Stevens - Johnson (SJS, por sus siglas en inglés) y un caso de aparente reacción de hipersensibilidad multiorgánica. Varios de los casos fueron asociados con fiebre y otras anomalías (por ejemplo, vómitos, leucopenia). La media de tiempo a la cual la erupción dio lugar a la interrupción del tratamiento fue de 13 días. No se observaron casos entre los 380 pacientes pediátricos que recibieron placebo. No se han reportado casos de erupciones cutáneas graves en ensayos clínicos de modafinilo en adultos (0 de 4264). En la experiencia post-comercialización de modafinilo se han reportado raros casos de erupción grave o potencialmente mortales, incluyendo SJS, necrólisis epidérmica tóxica (NET), y erupción cutánea asociada a medicamentos con eosinofilia y síntomas sistémicos (DRESS, por sus siglas en inglés) en adultos y niños en todo el mundo. No se han reportado casos de erupciones cutáneas graves (0 de 1595) en ensayos clínicos de armodafinilo en adultos. Sin embargo, se han reportado casos de erupciones cutáneas similares a las observadas con modafinilo, incluyendo ampollas en la piel y en la boca, en adultos en la experiencia post-comercialización. No hay factores conocidos que puedan predecir el riesgo de ocurrencia o la severidad de las erupciones cutáneas asociadas con modafinilo o armodafinilo. Casi todos los casos de erupciones cutáneas graves asociadas con estos medicamentos ocurrieron entre 1 y 5 semanas después de iniciado el tratamiento. Sin embargo, se han reportados casos aislados después de un tratamiento prolongado con modafinilo (por ej.: 3 meses). En consecuencia, la duración de la terapia no puede ser considerada como un medio para predecir el riesgo potencial precedido por la primera aparición de una erupción. Aunque también se producen erupciones cutáneas benignas con armodafinilo, no es posible predecir de forma fiable que las erupciones resultarán ser graves. En consecuencia, armodafinilo debe interrumpirse al primer signo de erupción, a menos que la erupción claramente no esté relacionada con el medicamento. La interrupción del tratamiento no puede prevenir que una erupción se convierta en un peligro para la vida o incapacidad permanente. Angioedema y reacciones anafilactoideas: Se observó un caso serio de angioedema y un caso de hipersensibilidad (con erupción cutánea, disfagia y broncoespasmo) entre 1595 pacientes tratados con armodafinilo. Se debe advertir a los pacientes de discontinuar la terapia y reportar inmediatamente a su médico ante cualquier signo o síntoma que sugiera angioedema o anafilaxis (por ejemplo: inflamación del rostro, ojos, labios, garganta o laringe, dificultad para tragar o respirar, ronquera). Reacciones de hipersensibilidad multiorgánica: Reacciones de hipersensibilidad multiorgánica, incluyendo por lo menos una muerte en la experiencia post-comercialización, se han producido en estrecha asociación temporal (tiempo medio de detección de 13 días: rango 4-33) para el inicio de modafinilo. No se debe descartar un riesgo similar de reacciones de hipersensibilidad multiorgánica con armodafinilo. Aunque ha habido un número limitado de informes, las reacciones de hipersensibilidad multiorgánica pueden dar lugar a hospitalización o poner en riesgo la vida. No hay factores conocidos que puedan predecir el riesgo de ocurrencia o la severidad de las reacciones de hipersensibilidad multiorgánica asociada con modafinilo. Los signos y síntomas de este trastorno fueron diversos, sin embargo, los pacientes presentaron típicamente, aunque no exclusivamente, fiebre y erupción cutánea asociada con la participación de otros órganos y sistemas. Otras manifestaciones asociadas incluyen la miocarditis, hepatitis, anomalías en las pruebas de función hepática, alteraciones hematológicas (por ejemplo, eosinofilia, leucopenia, trombocitopenia), prurito y astenia. Debido a que la hipersensibilidad multiorgánica es variable en su expresión, otros síntomas y signos no mencionados aquí, se pueden producir. Si se sospecha de una reacción de hipersensibilidad multiorgánica, armodafinilo debe ser suspendido. Somnolencia persistente: Pacientes con niveles anormales de somnolencia que toman armodafinilo deben ser advertidos de que su nivel de vigilia puede no regresar al normal. Pacientes con excesiva somnolencia, incluyendo los que toman armodafinilo, deben reevaluar frecuentemente su grado de somnolencia y si es apropiado, advertirles de evitar conducir o realizar cualquier actividad potencialmente peligrosa. Síntomas psiquiátricos: Se han reportado reacciones adversas de carácter psiquiátrico en pacientes tratados con modafinilo. El modafinilo y armodafinilo están estrechamente relacionados, por lo tanto, es esperable que la incidencia y el tipo de síntomas psiquiátricos asociados con armodafinilo sea similar a la registrada para modafinilo. Los efectos adversos post-marketing asociados con el uso de modafinilo han incluido manía, decepción, alucinaciones, y pensamientos suicidas, alguno de los cuales ha requerido hospitalización. Muchos pacientes, pero no todos, tenían antecedentes psiquiátricos previos. Se debe tener precaución al administrar armodafinilo a pacientes con antecedentes de psicosis, depresión o manía, ante la posible aparición o exacerbación de los síntomas psiquiátricos. Si se manifiestan síntomas psiquiátricos con el uso del armodafinilo, la terapia debe suspenderse y no volver a administrarse. Diagnóstico del trastorno del sueño: El armodafinilo debe ser utilizado sólo en pacientes que tienen una evaluación completa de su somnolencia excesiva y en quienes el diagnóstico de narcolepsia y síndrome de apnea/hipopnea obstructiva del sueño (SAHOS) haya sido realizado de acuerdo con el criterio de diagnóstico ICSI o DSM. Tal evaluación consiste usualmente de una anamnesis y un examen físico completos, que pueden estar suplementados por tests de laboratorio. Algunos pacientes pueden tener 1 ó más trastornos del sueño que contribuyen a su excesiva somnolencia. Uso de CPAP en pacientes con SAHOS: En el síndrome de apnea/hipopnea obstructiva del sueño, el armodafinilo es indicado como una terapia adyuvante al tratamiento estándar de la obstrucción subyacente. Si la presión positiva continua en vía aérea (CPAP) es el tratamiento de elección para el paciente, se debe realizar el máximo esfuerzo para tratar con CPAP por un período adecuado de tiempo previo al inicio de la terapia con armodafinilo. Si armodafinilo es usado en conjunto con CPAP, es necesaria la evaluación periódica del cumplimiento de CPAP. Sistema cardiovascular: Se recomienda que el armodafinilo no sea utilizado en pacientes que presentan antecedentes de hipertrofia ventricular izquierda o en pacientes que han experimentado el prolapso de la válvula mitral asociado al uso de otros estimulantes del SNC. Los signos del síndrome de prolapso de la válvula mitral incluyen cambios isquémicos en el ECG, dolor en el pecho o arritmia. Si se manifiesta cualquiera de estos síntomas, se debe considerar la realización de una evaluación cardíaca. El armodafinilo se debe utilizar con precaución en pacientes con antecedentes de infarto al miocardio reciente o con angina de pecho inestable, ya que este medicamento no ha sido evaluado en este tipo de pacientes. La terapia de armodafinilo en pacientes con hipertensión arterial debería ser supervisada periódicamente, puesto que este fármaco no se ha evaluado sistemáticamente en pacientes hipertensos. Se recomienda monitorear la presión arterial cuando se usa armodafinilo en pacientes hipertensos. Pacientes que usan anticonceptivos esteroidales: El armodafinilo puede disminuir la eficacia de los anticonceptivos esteroidales, incluso 1 mes después de que el tratamiento con este medicamento ha sido discontinuado. Se recomienda recurrir a un método anticonceptivo no hormonal alternativo o concomitante en los pacientes tratados con armodafinilo y durante 1 mes después de la suspensión del tratamiento con este medicamento. Pacientes que usan ciclosporina: Los niveles sanguíneos de ciclosporina pueden disminuir cuando se usa con armodafinilo. Se debe considerar el monitoreo de las concentraciones circulantes y el ajuste adecuado de la dosis de ciclosporina cuando estos medicamentos se usen concomitantemente. Pacientes con insuficiencia hepática grave: En pacientes con insuficiencia hepática severa, con o sin cirrosis, armodafinilo debe ser administrado a dosis reducidas. Pacientes con insuficiencia renal grave: No hay información adecuada para determinar la seguridad y la eficacia de la dosificación en pacientes con insuficiencia renal grave. Estudios con dosis únicas de 200 mg de modafinilo en pacientes con disfunción renal grave demuestran que no existen variaciones farmacocinéticas significativas del modafinilo, pero sí existe un aumento en la exposición del metabolito inactivo, el modafinilo ácido, de hasta 9 veces en pacientes con clearance de creatinina £ a 20 ml/min, comparado con pacientes cuya función renal es normal. La seguridad de la exposición a altas concentraciones de este metabolito es desconocida. Se recomienda tener precaución con el uso de modafinilo o armodafinilo en este tipo de pacientes.