COAROL - Sobredosificación

Mientras que las dosis únicas, aunque sean muy altas, no suelen ser peligrosas, el empleo continuado de dosis diarias mayores que las requeridas para la terapéutica pueden dar lugar a manifestaciones clínicas de sobredosificación. La sensibilidad individual a los anticoagulantes orales, la cuantía de la sobredosis y el período de tratamiento constituyen factores decisivos para la aparición y la gravedad del cuadro de intoxicación. El cuadro clínico se caracteriza principalmente por la aparición, a los 1-5 días, de hemorragias en diversos órganos. Otros síntomas son taquicardia, hipotensión y otros trastornos periféricos a consecuencia de la pérdida de sangre, así como náuseas, vómitos, diarrea y dolores abdominales espasmódicos. En las pruebas de laboratorio puede comprobarse un valor de quick extremadamente bajo (o un valor INR alto), prolongación considerable del tiempo de recalcificación o de tromboplastina y trastornos de la c-carboxilación de los factores II, VII, IX y X. La vitamina K1 es capaz de contrarrestar, generalmente a las 3-5 horas, la inhibición causada por acenocumarol de la gama-carboxilación hepática de los factores de coagulación que dependen de la vitamina K. Si el tiempo de tromboplastina era normal cuando se tomó la sobredosis, la sustancia activa puede eliminarse parcialmente induciendo vómitos o efectuando un lavado de estómago y administrando carbón activado o un laxante de efecto rápido, o administrando colestiramina, la cual aumenta significativamente su eliminación por interrupción del ciclo enterohepático. En caso de presencia de hemorragias clínicamente insignificantes, a menudo basta reducir transitoriamente la dosis de acenocumarol. En caso de hemorragias moderadas, 2-5mg de vitamina K1 por vía oral. Si se producen hemorragias intensas, se inyectarán 1-10mg de vitamina K1 por vía IV muy lenta (no más de 1mg por minuto). Se administrarán dosis adicionales (hasta 40mg/día como máximo) a intervalos de 4 horas. La vitamina K1 no deberá inyectarse por vía IM. Se tendrá presente que dosis superiores a 5mg pueden causar resistencia a los anticoagulantes orales durante varios días, de manera que se recurrirá temporalmente a la heparina si ha de proseguirse la anticoagulación. Al mismo tiempo se reanudará la anticoagulación oral y, cuando se haya alcanzado al margen terapéutico, se retirará la heparina. Si sobreviene una hemorragia con peligro mortal, puede abolirse inmediatamente el efecto del tratamiento con acenocumarol mediante la infusión IV de concentrados de plasma congelados o de sangre completa fresca para reemplazar los factores de coagulación II, VII, IX y X deficitarios.